martes, 10 de marzo de 2009

Parecía que en cualquier momento iba a parar de llover.Miraba la tormenta desde el coche, perdido en medio de los campos. A la derecha, seguía lloviendo. Mientras, a la izquierda por el oeste se abrió un momento el cielo. La atmósfera, el color que pintó ese rayo luz solo duró el instante de hacer la foto.